Los sistemas de comunicación de la época en que vivimos, nos permiten día a día confrontar nuestros sentimientos con imágenes que transmiten extrema crueldad y tristeza.

Estamos tan acostumbrados a ver la barbarie con los niños maltratados en los noticieros de televisión, las revistas, los periódicos amarillistas y las paginas especializadas en internet, que muchas personas asumen este realidad como el paisaje del día o el tema para socializar con los amigos.

El artículo de hoy está dirigido a todas aquellas personas que no han tomado conciencia del dolor de las madres que ven a sus hijos maltratados por sus esposos, del dolor de los padres que viven el drama del maltrato infantil por parte de un vecino o amigo, el abuso sexual por parte de familiares cercanos, como un sentimiento que los ahoga en la impotencia y el abandono por parte de la sociedad y el estado.

El primer paso para estas personas que aún no logran sensibilizarse, es observar fotos de niños maltratados y escuchar el dolor infame de sus cicatrices, que estas imágenes nos pongan en los zapatos de los niños maltratados y que nos muevan aportar soluciones basadas en pequeños actos de solidaridad y por qué no en construir grandes reparaciones.

Todos los que hemos logrado ser padres ejemplares o que por lo menos lo intentamos todos los días, debemos imaginarnos que nuestros hijos pueden ser víctimas del maltrato y aprovechar ese sentimiento que nos produce repudio, dolor y deseo de tomar la justicia por nuestra cuenta, para transformarlo en solidaridad y acciones específicas que ayuden verdaderamente a evitar los niños maltratados.

Por ejemplo, los vecinos no maltratadores de una comunidad pueden crear una red solidaria que denuncie el maltrato infantil en su barrio, así como se instalan alarmas comunitarias para prevenir el robo en las residencias, así podemos crear una red de comunicación para hacerlo saber a sus pobladores y lograr que cada hogar se convierta en el guardián de la salud física y psicológica de nuestros menores.

**REPORTE GRATUITO:Cómo evitar el maltrato de tus hijos.Iniciando Ahora!.
Haz clic aquí y descargalo Ahora

Si todos nos enteramos que alguien está vigilando nuestro comportamiento como padres, muy seguramente lograremos reducir o acabar definitivamente esta enfermedad social.

Qué tal si tu lideras este movimiento y te conviertes en el remedio y no en la enfermedad?

Déjame saber tus comentarios,

Sinceramente

Jorge Sierra. Dedicado a tu superación.

Reporte Gratuito:Cómo evitar el Maltrato de Tus hijos