Los sistemas de comunicación de la época en que vivimos, nos permiten día a día confrontar nuestros sentimientos con imágenes que transmiten extrema crueldad y tristeza.

Estamos tan acostumbrados a ver la barbarie con los niños maltratados en los noticieros de televisión, las revistas, los periódicos amarillistas y las paginas especializadas en internet, que muchas personas asumen este realidad como el paisaje del día o el tema para socializar con los amigos.

El artículo de hoy está dirigido a todas aquellas personas que no han tomado conciencia del dolor de las madres que ven a sus hijos maltratados por sus esposos, del dolor de los padres que viven el drama del maltrato infantil por parte de un vecino o amigo, el abuso sexual por parte de familiares cercanos, como un sentimiento que los ahoga en la impotencia y el abandono por parte de la sociedad y el estado.

Leer artículo completo…